Crema Nutriente de color Rojo

01710-12
Crema Nutriente Incoloro
Crema Nutriente de color Blanco
Crema Nutriente de color Marrón Oscuro
Crema Nutriente de color Burdeos
Crema Nutriente de color Azul Marino
Crema Nutriente de color Negro
Crema Nutriente de color Marfil
Crema Nutriente de color Marrón
Crema Nutriente de color Coñac
Talla:
UNI
2,95
Compra zapatos online y te los entregamos en tienda.

Mientras haces tu pedido, elige en el desplegable la tienda en la cual lo quieres recibir.

Es muy fácil... ¡Y no tiene coste alguno!
    • Color:
    • Rojo
    • Altura tacón (cm):
    • 0
    • Altura plataforma (cm):
    • 0
    • Altura caña (cm):
    • 0
    • Ancho caña (cm):
    • 0
Cuidar los zapatos es importante, sobre todo si los queremos mantener como el primer día!

Aquí encontrarás algunos consejos generales por la correcta conservación de tus zapatos y también puedes consultar nuestra Guía:

Una buena limpieza:  Cuidar tus zapatos pasa en gran parte por limpiarlos periódicamente. Tener un trapito suave y un buen cepillo es esencial, y tener uno por cada color, o al menos uno para los zapatos negros y otro para el resto de colores os ahorrará muchos dolores de cabeza! No siempre los zapatos se limpian del mismo modo ni con los mismos productos, podéis consultar nuestro apartado sobre cosmética del calzado para encontrar el producto que mejor se adecua a cada tipo de material para mantener vuestros zapatos con su mejor aspecto.

Guardar los zapatos correctamente: Al hacer el cambio de armario o si tienes que guardar los zapatos durante un largo periodo de tiempo, no los cubras con plástico, lo más correcto será ponerlos en bolsas de algodón y sin apilarlas.

Zapatos mojados: Si llegamos a casa con los zapatos mojados, tendremos que limpiarlos con un trapito suave para asegurarnos que retiramos toda el agua que haya sobre la superficie. Puedes llenarlos de papel de periódico o de una pequeña toalla e irlos sustituyendo a medida que vayan absorbiendo el exceso de humedad. Nunca los dejes junto a un radiador o fuente de calor porque la piel corre el riesgo de agrietarse.
Compartir
advisor-1
ENVÍOS A DOMICILIO GRATUITOS A PARTIR DE 60€
advisor-2
DEVOLUCIONES GRATUITAS
advisor-3
ENVÍOS GRATUITOS A NUESTRAS TIENDAS
La crema nutriente para calzado de piel ayuda a que tus zapatos se vean como nuevos durante más tiempo.
Reaviva el color, le da brillo, nutrición y protección a tus zapatos.

La elección del color de la crema es importante ya que ha de ser del mismo color del zapato.

¿Cómo usar?

1. Eliminar el polvo de la superficie del zapato a tratar.
2. Aplicar con la esponja que viene incluida una pequeña cantidad de producto y extender uniformemente con cuidado y suavemente hasta que la grasa penetre en la piel y realizando pequeños movimientos circulares para cubrir todo el zapato.
3. Dejar secar.
    • Color:
    • Rojo
Cuidar los zapatos es importante, sobre todo si los queremos mantener como el primer día!

Aquí encontrarás algunos consejos generales por la correcta conservación de tus zapatos y también puedes consultar nuestra Guía:

Una buena limpieza:  Cuidar tus zapatos pasa en gran parte por limpiarlos periódicamente. Tener un trapito suave y un buen cepillo es esencial, y tener uno por cada color, o al menos uno para los zapatos negros y otro para el resto de colores os ahorrará muchos dolores de cabeza! No siempre los zapatos se limpian del mismo modo ni con los mismos productos, podéis consultar nuestro apartado sobre cosmética del calzado para encontrar el producto que mejor se adecua a cada tipo de material para mantener vuestros zapatos con su mejor aspecto.

Guardar los zapatos correctamente: Al hacer el cambio de armario o si tienes que guardar los zapatos durante un largo periodo de tiempo, no los cubras con plástico, lo más correcto será ponerlos en bolsas de algodón y sin apilarlas.

Zapatos mojados: Si llegamos a casa con los zapatos mojados, tendremos que limpiarlos con un trapito suave para asegurarnos que retiramos toda el agua que haya sobre la superficie. Puedes llenarlos de papel de periódico o de una pequeña toalla e irlos sustituyendo a medida que vayan absorbiendo el exceso de humedad. Nunca los dejes junto a un radiador o fuente de calor porque la piel corre el riesgo de agrietarse.